Origen de Abades

Origen de Abades

El noble linaje de los Abades o Abades, todos uno, tiene origen en el Señorío de Vizcaya. La casa principal estaba situada en el Valle de Gordejuela, en Las Encartaciones de Vizcaya.

Descendientes de esta casa fueron los Castro-Abad así como los fundadores de las fincas de Treviño en la iglesia de Marín, llamada Santa María, situada en el valle real de Léniz (Guipúzcoa); en los municipios de Dima y Ceánuri (Vizcaya); en la localidad de Guevara (Álava) y en la localidad de Huermeces (Burgos).

De estos lotes surgieron los fundadores de diversas ramas del apellido Abad, extendiéndose por diferentes regiones de España y América.

Uno de los varones primitivos del linaje Abad, procedente de la casa principal del Valle de Gordejuela en Vizcaya, fue Martín Fernández Abad, conocido como Calagurra. Llegó a Castilla la Nueva con motivo de la conquista de Aurelia, cuyas fronteras limitaban entonces por Perales, Tielmes y Carabaña a la Complutense y por Ocaña y Villarrubia a los Oretanos, donde fundó Casa y Rama. Sus herederos fueron sus nietos Sancho Abad, que se instaló en Ocaña, y Martín Fernández Abad, segundo nombrado Señor de Castellanos, hoy Vega del Colmenar, que arriesgó las tierras de Aranjuez.

Este Señor de Castellanos tuvo hijos Fernando, que era comandante mayor, y Rodrigo, padre de Gonzalo, Estefanía y Sancha.

Un primo suyo, también llamado Martín Abad, tercero del nombre, era hombre rico y primer canciller de Castilla. Este canciller tuvo dos hijos, Fernán y Juan Abad. Un hermano de este canciller fue también un rico castellano en 1167 y los sobrinos Fernando Martínez de Fita, Alcaide de Toledo, y García Martínez de Cerezo, alcalde de la reina Doña Leonor.

Gonzalo Abad, hijo de Rodrigo y por tanto nieto de Martín Fernández Abad, señor de Castellanos, fue a Asturias y fundó la rama de esa región.

En la localidad de Grandas vivieron según sus padrones gentes de este linaje durante varios siglos.

Los descendientes de los Abades de Asturias se trasladaron posteriormente al Burgo y adoptaron el nombre de González Abad.

Jerónimo de Villa afirma en sus "Linajes Ilustres" que estos asturianos González Abad se trasladaron también al Bierzo (León).

El señor de Castellanos, Martín Fernández Abad, se trasladó a Aragón en 1167 para servir a las órdenes del gran monarca don Alfonso II el Piadoso, y recibió como premio de Jaca varias fincas en el valle de Tena, en la montaña, donde fundó su casa (lugar de Barca Pollera), y se distinguió él y sus sucesores por sus habilidades militares.

En la década de 1570, un descendiente de la línea anterior, Martín Abad, de la finca del Valle de Tena, se trasladó a Loporzano para casarse con María Allué, sobrina de Mosén Luis de Allué, cura de Loporzano. Estos esposos erigieron casa propia y probaron su infanción como Infanzones ante el Abad del real monasterio de Montearagón, que era señor temporal de la dicha villa de Loporzano, con quien estaban junto con sus hijos Martín, Pedro y Bernardo. /p>

El primero, Martín, continuó regentando el señorío y propiedades que tenían en Loporzano tras la muerte de sus padres; se casó con Juana de Franco, hija del Infanzone llamado Franco de ese pueblo. De este matrimonio surgió otro Martín, que fue familiar de la Santa Inquisición. Se casó con Juana de Casbas, con quien tuvo hijos. El hijo mayor, Martín Juan, que vivió toda su vida en Loporzano y regentó su finca, era marido de María Seral, hija también de Infanzones. Tuvieron de hijos a Juan Martín, al Licenciado Pedro Abad y a Josef Abad. El mayor de ellos, Juan Martín, siguió regentando la casa y gozó de los privilegios y exenciones de los demás Infanzones, y se casó con Ana María de Ciria. Eran los padres de Martín y Lorenzo. Martín continuó con las posesiones y privilegios de sus padres y también de sus hijos y descendientes, pero la casa empezó a perder riqueza e influencia, y la casa, que aún se conserva con el escudo en la puerta, pasó a otros propietarios. /p>

Lorenzo Abad y Ciria, hermano del antecesor, se trasladó siendo joven a la villa de Alagón para luchar allí y construyó un nuevo señorío, pegando en la fachada los escudos de los Abades de Loporzano, pero con una variación. que explicaremos más adelante.

Ese era el linaje de aquella familia que ya no tiene residencia en Alagón, pero aún existen la casa y el escudo de la fachada.

Los Abades de Ayerbe (Huesca) remontan su origen a los de Loporzano de la siguiente manera: Pedro Abad y Allué, hermano del citado Martín, se trasladó siendo joven de Loporzano a Ayerbe, donde se casó con Orosia Nadal, de de cuyo consorcio nacieron Pedro y Salvador. pedroheredó la casa de sus padres y se casó con Catalina Marzal. Eran los padres de Juan, que permaneció en Ayerbe siendo niño y sucedió a sus padres en posesiones y privilegios. Se casó con María Garcés y tuvo cuatro hijos: Juan Martín, Tomás, Juan y Domingo. El hijo mayor se quedó en Ayerbe y los otros tres se trasladaron a luchar a los pueblos de alrededor, por los que se extendió este apellido. Salvador Abad y Nadal, hermano del citado Pedro, se casó también en Ayerbe con Juana Lués, y fueron padres de Juan, que también se casó en la citada localidad, dejando hasta el día de hoy su propia casa a sus hijos y descendientes, por lo que allí son dos ramas del Abad en Ayerbe, que, aunque ya han perdido su parentesco, siguen procediendo del mismo linaje.

Existe también una línea del linaje Abad, cuyos individuos se llaman Abbad, como los de Estadilla en Aragón; pero estos, a los que ahora nos referimos, son de Vizcaya, con casa principal en la iglesia de Ceánuri, y su escudo difiere mucho de todos los demás.

De la casa fundada en 1167 en el valle de Tena de la sierra de Jaca por Martín Fernández Abad, señor de Castellanos, vino Pedro Abad, a quien enviaron a sus expensas el Abad y monjes del Monasterio de Ripoll, que encabezó un tercio de las tropas para conquistar Valencia. También fue uno de los que conquistaron Alcoy en 1255, donde la heredó y extendió su descendencia por las villas de Muro, Xàtiva, Elda y Novelda.

De la finca del Valle de Tena también procedía Palmerio Abad, quien en tiempos del rey don Pedro de Aragón fundó las casas de las dos Sicilias. Un descendiente suyo, llamado Pedro Abad, falleció en Nápoles tras ocupar puestos de prestigio en el servicio real.

En la provincia de Cantabria también han existido antiguas líneas del linaje Abad en Cueto, Viaña (Valle de Cabuérniga) y Santoña, así como en La Rioja.

De este linaje vino Fray Matías Abad, fraile franciscano, quien hacia el año 1650 fue ejecutado por los indios del Chocó cerca del río San Francisco de Atrato en el distrito del pueblo de Antioquia.

Había sido minero de plata en la sede de las minas de Santa Ana en la región del pueblo de Mariquita y, desilusionado por las vanidades del mundo, se hizo monje en 1631.

El padre Matías Abad, nacido en la localidad de Cueto en la provincia de Cantabria, era hijo legítimo de Toribio Abad y Catalina de la Higuera. Sus restos mortales reposan en la capilla mayor del Monasterio de San Francisco de la localidad de Cartagena.

Descendiente de los Abades del primitivo emplazamiento de la sierra de Burgos, en el paraje de Huermeces, fue Melchora Abad, que casó con Francisco Pérez, ambos naturales de Ezcaray y de su aldea Turiza.

Tuvieron varios hijos. El hijo mayor, Andrés Pérez Abad, obtuvo el 23 de febrero de 1808 una real cédula para él y sus hermanos en la Real Chancillería de Valladolid, confirmada por Manuel Estrada y redactada por Pedro de Zarandona y Balboa, secretario de la Cámara, por orden y aprobación del alcalde de Vizcaya, seguida y concluida en la villa de Ezcaray el 25 de abril del mismo año, y publicada el 1 de mayo siguiente, reuniéndose como de costumbre el ayuntamiento y los vecinos, y se guardó copia en el expediente mediante testimonio de fecha 2, certificado por el notario Basilio de Mata.

Andrés Pérez Abad se casó con Sinforosa Urizarúa, y de este matrimonio surgió Julián Aquilino Pérez Urizarúa, Gran Cruz de Isabel la Católica y Carlos III y delegado del Cuerpo de Nobles de Madrid.

En diversos nobles, se dice que los Abades de Aragón y Valencia, cuando hablan de este apellido, comenzaron a vestirse de negro y llamarse Abades debido al lamentable fallecimiento de algún familiar, dejando de utilizar el apellido que traían durante algún tiempo. Por tanto, los apellidos Abad y Abades son iguales.

Referencias:

1. Salazar y Castro, Luis de. “Nobleza Española: Grandeza Inmemorial 1520”. Madrid, 1916.

2. López de Marcano, Antonio. “Libro de Oro de la Nobleza de Aragón”. vol. III, Valencia, 1700.

  1. España España
  2. Brasil Brasil
  3. Argentina Argentina
  4. Filipinas Filipinas
  5. Venezuela Venezuela
  6. Canadá Canadá
  7. Estados Unidos Estados Unidos
  8. India India
  9. Chile Chile
  10. México México
  11. Malasia Malasia
  12. Níger Níger

La historia detrás del apellido Abades es tan diversa como intrigante. Al adentrarnos en el terreno de su origen, nos encontramos con múltiples caminos por explorar. Desde el análisis etimológico que nos revela pistas sobre sus raíces lingüísticas, hasta la fascinante distribución geográfica que nos lleva a rastrear sus orígenes en distintos rincones del mundo.

Además, no podemos obviar el contexto histórico y cultural en el que el apellido Abades tuvo sus primeros indicios. Cada dato, cada detalle aporta una pieza al rompecabezas que es la genealogía de Abades, un apellido que encierra secretos y misterios que ansían ser descubiertos.

Abades y su fascinante historia

Los apellidos han sido una parte intrínseca de la identidad de las personas a lo largo de la historia. Abades, en particular, tiene una historia única que refleja la diversidad y la complejidad de la evolución de los apellidos en diferentes culturas y civilizaciones. Originalmente, Abades no era más que un simple identificador utilizado por razones prácticas o simbólicas. Con el tiempo, este nombre se convirtió en un legado hereditario que se transmitió de generación en generación, llegando a ser una parte integral de la identidad de aquellos que llevan el apellido Abades.

Descifrando el enigma del apellido Abades desde una perspectiva etimológica

Explorar la etimología del apellido Abades implica sumergirse en el fascinante mundo del lenguaje y la historia. Cada apellido tiene una historia única y un significado que puede revelar pistas sobre los ancestros que lo llevaron. Algunos apellidos tienen sus raíces en antiguas tradiciones y costumbres, mientras que otros pueden estar relacionados con características específicas de las personas que los portaban. En definitiva, cada apellido es como un rompecabezas lingüístico que nos conecta con nuestro pasado de una manera sorprendente.

Al explorar el fascinante mundo del nombre Abades, nos adentramos en un viaje a través del tiempo y el espacio. La etimología de Abades nos revela pistas sobre sus orígenes, pero también nos enfrenta a los desafíos de la evolución lingüística y la adaptación de apellidos extranjeros.

Es importante comprender que el significado de Abades va más allá de sus raíces etimológicas. Para entender verdaderamente su esencia, debemos considerar su contexto cultural y geográfico, así como las dinámicas de movilidad y migración que han dado forma a las diferentes ramas de la familia Abades a lo largo de la historia.

Distribución Geográfica: explorando el origen de Abades

Desentrañar el origen geográfico del apellido Abades nos sumerge en la historia y nos conecta con las raíces de una familia. La distribución actual de personas con el apellido Abades puede revelar un fascinante panorama de migraciones y asentamientos a lo largo de diferentes épocas. La concentración de Abades en ciertas áreas geográficas sugiere un arraigo profundo y arraigado en esas tierras. Por otro lado, la escasez de presencia de Abades en ciertos lugares indica que posiblemente no sea el lugar de origen y que la llegada de individuos con este apellido se deba a desplazamientos más recientes.

Los misterios detrás del apellido Abades y su conexión con el pasado

Sumergirse en el contexto histórico y cultural en el que el apellido Abades hizo su primera aparición es como abrir el baúl de los secretos familiares. Cada apellido es un hilo conductor que nos lleva a través de generaciones, revelando no solo la identidad de quienes lo llevaban, sino también las circunstancias que rodeaban sus vidas. Abades, en su simplicidad aparente, esconde tras de sí un mundo de significados y tradiciones que han perdurado a lo largo del tiempo.

Es crucial tener en cuenta que Abades no surgió simplemente como una etiqueta arbitraria, sino que su origen se remonta a la necesidad de distinguir y preservar la herencia de una distinguida familia noble. En contraste, existen apellidos cuyo origen se debe a cuestiones fiscales o legales, lo cual proyecta una perspectiva completamente distinta.

De esta manera, la historia de Abades nos revela las complejidades y matices del contexto social en el que se gestó, mostrándonos cómo las distintas sociedades han experimentado la evolución y consolidación de los apellidos de formas divergentes a lo largo del tiempo.

Investigación del origen de Abades

Para descubrir el misterio detrás del apellido Abades es necesario sumergirse en un mar de información que abarca desde registros antiguos hasta modernas tecnologías. Los historiadores y genealogistas pueden encontrar pistas importantes en documentos tan variados como censos, actas parroquiales, y archivos judiciales, que revelan la aparición inicial de Abades y su evolución a lo largo de los siglos. La aplicación de estudios genéticos y la genealogía molecular han revolucionado la forma en que exploramos la procedencia y difusión del apellido Abades, arrojando luz sobre la herencia y conexiones familiares que trascienden las barreras del tiempo.

Motivos para descubrir el pasado de Abades

Explorar el origen del apellido Abades puede ser un viaje fascinante que nos permita comprender nuestra historia familiar y conocer nuestras raíces. Desde descubrir la procedencia geográfica de nuestros antepasados hasta entender las tradiciones y costumbres que han marcado a nuestra familia, conocer el pasado de Abades puede brindarnos una perspectiva única sobre nuestra identidad.

Exploración emocional y vínculo con Abades

Sumergirse en las historias familiares de Abades

Descubrir la historia detrás del apellido Abades puede abrir puertas a un mundo lleno de experiencias y emociones, permitiendo a las personas conectarse de manera más profunda con sus raíces y fortalecer su sentido de identidad.

Descubriendo la esencia de uno mismo

Explorar el trasfondo y la trayectoria de Abades puede enriquecer la conexión y autenticidad de un individuo llamado Abades, otorgándole una mayor percepción de su herencia cultural.

Explorar la raíz de Abades es adentrarse en un mundo de historia y tradiciones

Reflexiones en torno a la movilidad humana y la resiliencia de los grupos sociales

Sumergirse en el estudio de los apellidos como Abades, distintos a los nuestros, nos brinda la oportunidad de comprender mejor los flujos migratorios, las transformaciones en la sociedad y la dispersión de comunidades étnicas a lo largo y ancho del tiempo y el espacio.

Apreciación de la diversidad cultural

Sumergirse en la historia de los apellidos como Abades promueve una mayor comprensión y valoración de la diversidad cultural que enriquece nuestras sociedades. Desde tiempos remotos, el apellido Abades ha surgido y evolucionado, reflejando la pluralidad de tradiciones y costumbres que lo han moldeado a lo largo de las generaciones.

Descubriendo lazos entre personas con el apellido Abades

Fortaleciendo la comunidad a través de la conexión

Explorar la conexión que existe con otras personas que comparten el mismo apellido Abades puede resultar en la construcción de lazos comunitarios sólidos y significativos. Establecer relaciones basadas en lazos históricos o supuestos lazos familiares puede enriquecer la vida de quienes participan en esta búsqueda de vínculos compartidos.

Investigación colaborativa en la historia de la familia

Las personas interesadas en explorar la historia detrás del apellido Abades tienen la oportunidad de unirse en un esfuerzo colaborativo para descubrir más sobre sus raíces familiares. Compartiendo hallazgos, documentos y recursos, juntos pueden enriquecer el conocimiento colectivo de su genealogía y tal vez desenterrar historias fascinantes que han permanecido ocultas por generaciones.

Explorando el mundo de la genealogía

Descubriendo los misterios detrás del apellido Abades

Sumergirse en la historia familiar y buscar el origen del apellido Abades puede ser una experiencia fascinante y reveladora. La curiosidad por conocer nuestras raíces y comprender de dónde venimos es parte fundamental de nuestro crecimiento personal y educativo.

Diversificación de capacidades de búsqueda

Al investigar el linaje del apellido Abades, uno tiene la oportunidad de ampliar y diversificar sus habilidades de búsqueda, explorando diferentes fuentes de información y afinando su capacidad de análisis crítico en el proceso de descubrimiento.

Legado y conservación de la memoria histórica de Abades

Registro del legado ancestral

Dar seguimiento y registrar la historia del linaje del apellido Abades es una forma de conservar la memoria familiar para las próximas generaciones, garantizando que las narraciones, costumbres y hazañas perduren a lo largo del tiempo.

Exploración del pasado

Sumergirse en el pasado de Abades permite que las personas enriquezcan la comprensión global acerca de la historia humana, sus desplazamientos y las transformaciones culturales que han moldeado nuestro mundo a lo largo del tiempo.

Explorando el misterio de Abades

En pocas palabras, la curiosidad por el origen de Abades surge de una mezcla de indagación individual, arraigo cultural e histórico, y el anhelo de desentrañar y conservar la herencia familiar de Abades. Este emocionante viaje de búsqueda no solo enriquece la sabiduría personal, sino que también aporta a una comprensión más amplia de la historia compartida de la humanidad.

  1. Abadez
  2. Abdes
  3. Abadias
  4. Abdis
  5. Abdus
  6. Abudas
  7. Abdek
  8. Abats
  9. Abbadessa
  10. Abdous
  11. Aboites
  12. Aboytes
  13. Abts
  14. Abdias
  15. Abdk
  16. Abudoj
  17. Abdz
  18. Abbots
  19. Abbotts
  20. Abdeslam
  21. Abitz
  22. Aptaker
  23. Aubets
  24. Avdic
  25. Abdeslem
  26. Abidjan
  27. Abdić
  28. Abdiji
  29. Abdagic
  30. Aftis
  31. Abadjian
  32. Abetz
  33. Abatcha
  34. Abdiaj
  35. Avtzis
  36. Aftiss
  37. Abatecola
  38. Abatucci
  39. Abdeselam
  40. Abdeslami
  41. Abdikadir
  42. Abdoussi
  43. Aboitiz
  44. Apitz
  45. Apodaca
  46. Apodaka
  47. Abdesslam
  48. Avetik
  49. Abdesslem
  50. Abdesamad